domingo, 23 de mayo de 2010

La célebre feria La Salada tiene varias sucursales en Tucumán: dónde funcionan “Las Saladitas”


Como en Jujuy (la famosa feria de Alto Comedero) y en Salta, en esta ciudad y en Yerba Buena se puede comprar ropa nueva y usada a bajísimos precios.
Las llamadas sucursales de La Salada, como las denominan miles de compradores, o también “Las saladitas” o simplemente “las ferias” son visitadas por muchedumbres de consumidores.
Aparentemente son los mismos empresarios los que las manejan, que las van llevando de un lugar a otro.
No se trata de compradores tucumanos de clase media o de bajos recursos. En general, se puede ver a señoras de conocidas familias, solas o en grupos con sus amigas, que revuelven todo y buscan gangas.
Una de ellas, Mónica, comentó que “compro de todo para mí en varias ferias, para mis hijos y para mis nietos. El tonto de mi marido les tiene asco a estas cosas”.
DÓNDE ESTÁN
Por lo menos hay cuatro ferias “saladitas” en esta ciudad y en Yerba Buena.
--- Quizás la más significativa funciona cada semana (no todos los días), en la plaza de Villa Luján. Ahí se puede comprar todos los viernes.
Además de ropa, en ese lugar se comercializan comidas de todo tipo.
Las mismas familias acomodadas devoran muchos de esos producto al aire libre sin preocuparse de la sanidad alimentaria.
--- Los días jueves se puede visitar la feria que se ubica debajo de la tribuna del estadio de Atlético Tucumán, por la calle Laprida.
También allí se pueden comprar alimentos de todo tipo en plena calle.
“Esta feria no es para los ricos. Ellos tienen que ir a Villa Luján”, contó un vendedor.
--- Otras dos (o tres) se ubican en estratégicos lugares de Yerba Buena.
La más conocida funcionaba los sábados y domingos en la plaza ubicada sobre la avenida Solano Vera,pero fue desplazada.
Ahora está a la zona de La Rinconada, en un descampado ubicado a unas cuantas cuadras de esa plaza.
La otra se ubica en una casa con un enorme terreno en la calle Catamarca al 1.700.
LO QUE VENDEN
En general, comercializan ropa nueva y usada, que no está clasificada y se presenta amontonada.
“Hay que saber buscar el local adecuado y buscar en pilas de distintas vestimentas“, contó Eugenia, una conocida compradora de Yerba Buena.
No hay probadores, todo se maneja al aire libre.
- Se pueden conseguir camisas para mujeres y hombres, muchas de ellas de marca o truchas, a 30 pesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada